vecchio Piemonte

Curiosidades históricas (017)                 

INDICE home historia
Malanagi
El Malanaggio y su piedra

Tre tipos de diorita de Alta Valchiusella (Brosso, Traversella, Vico Canavese)

   La explotación de las canteras locales y la construcción de algunas fábricas, que desde hace ya más de un siglo eran fuente de trabajo para más de trescientas personas y fueron posteriormente adecuadas a las necesidades productivas de transformación y diversificación de la industria minera del valle, fueron, conjuntamente con el trazado definitivo del eje vial, los factores que no sólo cambiaron el aspecto físico del Malanaggio (municipio de Porte), sino que también contribuyeron en modo determinante a eliminar definitivamente las razones y las creencias que condujeron a la "mala" denominación de esta localidad, cuya forma toponímica actual quizá podría proceder de la contracción de "male + andaggio".

   Con tal denominación, cuyos orígenes se remontan seguramente a épocas remotas, se contraponen incluso, a lo largo de los siglos, otros nombres del mismo lugar, como por ejemplo: Malomonte y Malomorte, que recuerda el abad Jacopo Bernardi en uno de sus textos descriptivos sobre las comarcas de Pinerolo, editado hace poco más o menos ciento cincuenta años. Es probable que existieran antiguamente en el lugar dificultades de tránsito debidas al estrechamiento del tramo inferior del Valle Chisone. Posteriormente, cuando se superó dicho obstáculo gracias al trazado de una carretera, indispensable dada la ubicación de la localidad en el valle, nuevas preocupaciones surgieron a causa de los asaltos perpetrados por los bandidos, especialmente en el "Gir del Gouch".

   A tal peligro, como lo recuerda la memoria histórica transmitida de generación en generación y según la cual las víctimas más frecuentes eran los "cartouné" (esp.: carreros), se veían real y efectivamente expuestos quienes, transitando por el lugar con sus carros, debían entregar escudos para proseguir su viaje sanos y salvos (fuente Attilio Polliotti de Malanaggio).

   Como probablemente la moneda en cuestión no era aquella de oro o de plata que, desde su aparición en Francia en el siglo XIV se había difundido en Italia en los dos siglos sucesivos, sino la de cinco liras del Reino de Italia, y como asimismo en la mencionada memoria histórica ya se encuentra implícita una referencia a explanaciones del terreno bastante amplias, resulta presumible que los asaltos duraran hasta fines del siglo XIX, es decir cuando ya existía el trazado vial definitivo del fondo del valle, propuesto por la Carretera Napoleónica Nº 110, que corría superpuesta al preexistente Camino Real, el cual a su vez seguía el carril trazado por los romanos.

   En este sector existía igualmente otro recorrido por el que se accedía a la parte superior del valle y algunos de cuyos tramos aún hoy pueden individualizarse más arriba de la actual carretera estatal. No obstante, muchas son las opiniones acerca de su transitabilidad y fecha hasta la que se utilizó. Probablemente fue el gran recurso mineral del lugar -la famosa piedra del Malanaggio o diorita- el atractivo determinante para que allí surigera el actual centro urbano.

   Tal como lo hacen suponer algunas incisiones practicadas en la roca, la explotación de diorita, aunque en forma discontínua, se remonta a épocas remotas. Sin embargo, su importancia destaca especialmente en los dos últimos siglos. Así lo atestiguan algunas de sus utilizaciones: el Puente Mosca y la Iglesia de la Gran Madre de Turín, algunos sarcófagos de la Sacra di San Michele (fuente Polliotti), como asimismo las columnas del Teatro Sociale de Pinerolo.

   A los pies de lo que fue probablemente la primera cantera -unos cincuenta metros arriba de la carretera estatal y prácticamente en frente del cementerio de San Germano Chisone- surgía un manantial que, de ser correcta la identificación, se llamaba de los Ermitaños y era reputado por sus aguas milagrosas. Si bien tal denominación se ha perdido, en el mismo sitio existe una fuente denominada del Boech (vocablo local equivalente al italiano "ansa", recipiente para recoger agua), actualmente casi seca y a la que al parecer se le reconocían análogas virtudes.

   Todo el Malanaggio se encuentra dominado por el Monte San Benedetto, no muy elevado pero con una hermosa perspectiva panorámica. En la capilla homónima se celebran dos fervorosas fiestas populares. Según cuenta la tradición, mucho más que la historia, la localidad habría sido visitada desde épocas antiguas, como lo sugiere el hallazgo de una calavera legendariamente atribuida a San Bernardo.

   La pieza encontrada en el lugar, efectivamente, se conservó en una urna de la capilla hasta que, hace unos cien años, se procedió a inhumarla, en el cementerio de Porte, lo cual suscitó más de una queja entre los vecinos. Otro episodio que perturbó la calma del lugar acaeció en 1892, cuando tras varios avistamientos y mediciones de huellas, se llevó a cabo una anacrónica cacería contra el lobo. Se mobilizaron carabineros, alcalde y empleados de la subprefectura, pero de tal plantígrado nunca más se supo nada. 

                                                                                                     Diego Priolo  

(Extraído de "L'eco del Chisone" Nº 20, mayo de 2002)

fecha de revisión:  06/04/2005