vecchio Piemonte

Curiosidades históricas (027)                 

INDICE home historia
Gustavo Rol
Una poesía del joven Gustavo Rol dedicada al Pilone della Donna Morta

"Pilone de la Mujer muerta", relacionado con la legendaria y trágica muerte de Margherita Beaulieu

 

   En el número 7 de 1922 del semanal "La Lanterna Pinerolese" aparece, en primera página, una peculiar contribución poética, por parte de Gustavo Adolfo Rol, inspirada en el Pilone della Donna Morta y dedicada a Virginia Dixon. El gran médium Gustavo A. Rol murió hace algunos años y sus restos descansan en el cementerio de San Secondo.

   El "pilone" en cuestión, al que reemplaza quizá el que actualmente se erige, en forma de lápida de mármol colocada en una de las fachadas de la casa ubicada en el número 119 del camino Costagrande, hace suponer que fuese construido por la piedad popular, para recordar la trágica muerte de una mujer en tiempos remotos (en un documento de 1346 se alude efectivamente en la zona a un plano feminae mortae). De este sombrío episodio, posteriormente transpuesto en un relato popular, existen varias versiones.

   La más famosa de ellas fue la que forjó Alberto Pittavino, relacionando tradición e historia y aprovechando algunos vacíos informativos acerca de los hechos y actos de los Acaja, que el autor plasmó en la conclusión - a modo de cierre ideal - de su novela histórica Filippo II (1898).

   El desarrollo narrativo comienza con el arresto y posterior muerte por ahogo (1368), en el lago de Avigliana, de Felipe II de Acaja, quien fue derrotado por el Conde Verde cuando este intervino para ayudar a Margherita Beaujeu, madrina de Felipe, a deshacerse del joven. La parte final del relato versa sobre las apariciones del presunto fantasma del príncipe, que desde un bosque de Costagrande parecía dirigirse hacia el castillo de Margherita, como asimismo sobre la decisión de la noble dama de acallar las habladurías plantando un huso por la noche en aquel preciso bosque, su muerte por pánico, al sentir que su vestido había quedado enredado, cosa de la que no se había dado cuenta, en el huso plantado en la tierra, y finalmente, la construcción del "pilone". 

   En sus versos, vertidos en veinte cuartetas de rima alterna e introducidos por una breve nota histórica, el joven Rol (cuatro años antes de descubrir sus increíbles "dones"), se aleja un poco de la de la conclusión de la leyenda y narra el fin, aún más horrendo, que esperaba a Margherita, en el que dos demonios la arrastran fuera de una roca que acaba de quebrarse repentinamente y la llevan, en llanto, ante la sombra negra de su víctima. 

   Todo sucede en el espacio de una noche, desde la medianoche hasta el ángelus de la campana de San Donato, algo así como un recorrido metafórico desde la oscuridad hasta la luz. El tono poético y las imágenes evocadas, especialmente en los verso finales, son sumamente fuertes y transmiten perfectamente el sentimiento y las emociones del joven autor frente a un episodio rico en sugestiones, que aún hoy pervive en la memoria colectiva.

   Muchos años más tarde, otro "pilone" - el Pilonetto di San Secondo (a la orilla izquierda de la cuesta que conduce de Miradolo a la ciudad principal, y antes de llegar al edificio de la escuela secundaria) - tocaría la sensibilidad artística de Rol, quien la transferiría a una pintura al óleo sobre tela. Este cuadro pertenece actualmente a una colección privada.
 

                                                                                                    Diego Priolo

(Extraído de "L'eco del Chisone", Nº. 36 - septembre de 1999)

fecha de revisión:   06/04/2005