vecchio Piemonte

Curiosidades históricas (029)                 

INDICE home historia
San Ruten

Iglesia de San Restituto (foto: www.archeocarta.com/piemonte/torino/sititorino/cesana.html )

   

   La Iglesia de San Restituto o San Ruten, en habla local, se encuentra no muy lejos de nuestros valles, casi en la desembocadura del sector final del Valle Ripa-Argentiera, en la comuna de Sauze di Cesana.

   Su configuración arquitectónica seguramente llamaría menos la atención -e incluso su larga historia sería quizá menos apreciada- si no surgiera curiosamente en un lugar apartado, prácticamente equidistante de la comuna a la que pertenece y la de Champlas du Col (caserío de Sestriere), e indudablemente determinante para su valorización de conjunto.

   A partir de su inhabitual aislamiento, la fantasía del valle local ha creado una "charla entre aldeas" justificativa, que luego se convirtió en un auténtico relato, publicado por primera vez en las páginas de la revista La Valaddo (Nº 8), bajo la firma de un tal Milot Mariolengo. 

   Premisa: el relato sitúa los hechos en la época en que la iglesia, hacia el siglo XVIII, adquirió su definitivo aspecto. En realidad, ya existía allí documentación, en el siglo XI, de la existencia de una capilla anexada a una fortificación o insert en ella. Su estilo, que pone especialmente de relieve el elevado campario (común a la mayor parte de las iglesias del Valle de Susa superior), puede relacionarse efectivamente con la vecina región histórica de Briançon, bajo cuyo dominio estas comarcas vivieron parte de su historia. 

   Hace algunos siglos, un adinerado vecino de Briançon, para cumplir con una promesa y así quedar con el alma en paz, mandó construir una iglesia en la aldea de Sauze. Como dicho pueblo ya tenía iglesia, grande fue el orgullo de sus habitantes. Sin embargo, aquello despertó la envidia de los vecinos de Champlas, quienes debían conformarse con una sola capilla. No lo soportaban fácilmente, pero pronto sus mentes concibieron una idea audaz: llevarse de Sauze la nueva iglesia... 

   Un año más tarde, en una noche de diciembre, un grupo de vecinos de Champlas, munidos de una larga y fuerte cuerda, fruto de un laborioso trabajo, se dirigió silencioso al templo. Tan pronto lo hubieron atado con la gruesa soga, comenzaron a tirar y pronto vieron sus esfuerzos recompensados: la iglesia se movía... Y ya había recorrido un buen trecho cuando un tal Tabardel, que estaba esquiando, fue a dar violentamente de cabeza contra el campanario... 

   El golpe hizo que de inmediato las campanas se pusieran a repicar, lo cual despertó a todos los vecinos, quienes, en un primer momento, no podían comprender qué estaba pasando. Fue el sacristán quien, al percatarse de que había desaparecido su lugar de trabajo, explicó lo sucedido y organizó la búsqueda siguiendo los rastros dejados en el suelo por el traslado.

   Como en cualquier desenlace feliz, la iglesia fue encontrada, pero se decidió que no fuese devuelta a su lugar de origen. Después de todo, gracias a quienes habían intentado el "rapto", y sin que pudiera admit´rselo públicamente, la iglesia se encontraba ahora en una posición que la valorizaba aún más. Así pues, desde entonces, gracias a unos y otros, San Ruten está en el corazón de todos los habitantes de este soleado rincón del Valle Ripa. 
 

                                                                                                    Diego Priolo

(Extraído de "L'eco del Chisone", 3 de febrero de 1995)

fecha de revisión:   06/04/2005