vecchio Piemonte

Curiosidades históricas (026)                 

INDICE home historia
La vieja
La leyenda del Colle della Vecchia

Paso de la Vieja (m. 2186) (a la izquierda, el Diente de la Vieja)

 

   Existe, a lo largo de la historia humana, un sentido de protección maternal que siempre ha encontrado nuevas figuras representativas, como para transmitir al hombre la certeza de que tal protección prototípica, que lo acompaña desde sus inseguros primeros pasos, lo seguirá hasta el punto más elevado de su evolución.

   Piénsese por ejemplo, en el caso del arco alpino, en los cultos prehistóricos en honor a la Gran Madre, devociones y roles reconfirmados posteriormente en las divinidades que al respecto manifiesta la cultura religiosa céltica y romana, y muchas de cuyas huellas -aunque adaptadas o transformadas- han llegado hasta nosotros a través de piezas arqueológicas, topónimos, leyendas. Y ¿qué decir, en la tradición cristiana, de la figura de María: simple pero profunda, trascendental y al mismo tiempo concretamente cotidiana?

   La roca que se yergue en el Colle della Vecchia (esp.: paso de la Vieja), al lado del sendero, podría ser una remembranza de aquel rol de protección, precisamente interpretado aquí por una anciana, de aspecto "insólitamente" positivo, respecto a la descripción que generalmente se hace de ella en el folklore. Esto es lo que sugieren el topónimo, la forma de la piedra que en ciertos aspectos parece presentar un aspecto antropomórfico femenino, y una leyenda todavía bien conocida en la zona de Fenestrelle y Usseaux.

   Dos pastorcitos, reuniendo su rebaño que pastoreaba al final de la tarde en Pian dell'Alpe, advirtieron que faltaba un cabrito. A pesar de la proximidad de la noche, marcharon de inmediato a buscarlo, subiendo hasta los altos y empinados prados que se encuentran entre Pintas y Ciantiplagna, donde, según se decía, vivía la Vieja, una misteriosa mujer que acostumbraba llevarse las ovejas y las cabras que se alejaban de la manada. 

   Cuando, envueltos por una espesa niebla, llegaron extenuados al desfiladero, surgió ante ellos la Vieja, con un manto negro bajo el cual protegía al cabrito perdido. Mientras tanto, el rebaño había regresado al valle, y al ver a los animales sin sus jóvenes guardianes, los vecinos de la aldea se alarmaron y salieron rápidamente a buscarlos. No consiguieron dar con ellos sino al despuntar del día, pero pronto se tranquilizaron pues los pastorcitos dormían apaciblemente con su cabrito, cobijados por el manto de la Vieja. 

   De ella no quedó el menor rastro, sino tan sólo una enorme piedra en el desfiladero, que desde entonces recuerda su figura y su protección. (Versión recogida en Usseaux en 1996).

   Este peñasco recibe otra denominación: Dente della Vecchia (esp.: diente de la vieja), que reproduce parcialmente una inscripción reciente, colocada no lejos de allí sobre un nicho rocoso que alberga una estatua de la Virgen, llamada precisamente Virgen del diente, para rememorar la trágica muerte, en 1994, de dos jóvenes apasionados por la montaña. A través de esta otra denominación nos aproximamos a la otra figura de la "vieja", de personalidad ambivalente, con la que a menudo se asocian las rocas agudas y aisladas en los valles alpinos occidentales, y que, por cierto, no se pueden relacionar fácilmente con una imagen maternal y tranquilizadora.

   También se hablaba de la Vieja en la cercana llanura, presentándola por lo general como un personaje temible que salía por las noches, no pedía nada a nadie, pero seguramente atemorizaba al viandante al pasar de improvisto a su lado, envuelta en su manto negro.

                                                                                                    Diego Priolo

(Para llegar al Colle della Vecchia y de allí a la panorámica divisoria de aguas de los Valles Chisone y Susa, como asimismo hasta la cima del Ciantiplagna, a más de 2800 m., se debe tomar un cómodo camino, trazado por militares, a altura de la casa del guardavías, antes de llegar al Colle delle Finestre.)

(Extraído de "L'eco del Chisone", 31 de diciembre de 1998)

 

fecha de revisión:   06/04/2005