vecchio Piemonte

Curiosidades históricas (037)                  

INDICE home historia
Virle
El feudo, las aguas y las medidas antiguas

Virle Piemonte: calle Carlo Alberto y Bealera dei Prati
(a la derecha los muros del jardín Castello de Virle y "Le Pere Dritte")
(foto Michelangelo Ferrero, extraída de "Raccontando Virle ... e le sue acque")

 

El feudo y las aguas

   Es preciso recordar ante todo que el territorio de Virle es atravesado por un curso de agua, pequeño torrente denominado la Ramà, que es la continuación del así llamado Lemna en los territorios superiores de Cercenasco y Buriasco. En estos términos se expresa el célebre arquitecto e ingeniero hidráulico Brunati, en un informe de comienzos del siglo XIX.

   Desde antiguo, los cursos de agua han sido objeto de particular interés. El agua es fuente de vida y de relaciones sociales y como tal es el bien más precioso y más codiciado por el hombre. Es indispensable para el riego de los campos, para abrevar el ganado, para realizar las actividades domésticas, para hacer mover las ruedas de los molinos... Es lugar de pesca, vía de comunicación y transporte. Por ella se desató más de una guerra. Su importancia es tal que se relaciona estrechamente en la antigüedad con la propiedad feudal y en la actualidad es materia de competencia de organimos públicos. Este precioso elemento del que el hombre no puede prescindir es objeto de tutela, revalorización y monitoreo.

   Pese a sus modestas dimensiones, Virle Piemonte, situada en la Provincia de Turín, no sólo no escapa a todas estas consideraciones, sino que es un claro ejemplo del vínculo que se establece entre una comunidad y las aguas. La historia, en efecto, nos habla de la construcción de bealere, o sea canales o acequias, que constituyen testimonios de un gran valor histórico y urbanístico. 

   Desde esta óptica, puede decirse Virle sufre un cambio radical en su paisaje durante la primera década de 1200, en que se construyó aguas arriba de la Ramà, actualmente Ramata, una presa de agua, de la que se desprende el Canale del Mulino, destinado precisamente a mover las ruedas del molino de Virle, construido poco antes. Fue la construcción de este canal lo que impulsó el desarrollo del feudo. Posteriormente, sus aguas fueron derivadas a través del Canale dei Prati, así llamado porque servía y sirve aún hoy para el regadío de los campos. Este último ha conservado prácticamente invariable su recorrido original: después de entrar en el pueblo, corre al lado de la calle Carlo Alberto hacia San Antonio (pintoresca capilla restaurada recientemente, consignada en un antiguo documento del siglo XVIII como... capilla rústica recubierta de tejas, sin puertas...), allí tuerce hacia la izquierda y sigue corriendo a lo largo de la calle Carignano.

   Más interesante aún resulta la historia de la Bealera del Mulino. Este canal corría primeramente entre el Castillo de los Asinari (una de las familias nobles del feudo) y sus jardines. Luego, fue desviado hacia la actual calle Birago y el ya desaparecido Puente delle Pianchette, en el sitio conocido como "Le Pere Dritte" (esp.: piedras erguidas), y tras costear las murallas del castillo se dirigía hacia el molino. Posteriormente, cuando se construyó el Pio Istituto San Vincenzo de Paoli (por voluntad de la Condesa Luigia Enrichetta Birago di Virle, viuda del último conde de None, Giuseppe Luigi Benedetto Leone Piossasco Asinari De Rossi di None), el canal fue dirigido al interior de la propiedad, probablemente para utilizar sus aguas para el lavado y otros usos domésticos del instituto, y desde allí seguía su curso hacia el molino, cuyo imponente edificio aún perdura, aunque fuera de servicio.

Las medidas antiguas

   El volumen de agua que corría por los canales se medía en onzas piamontesas. 1 onza equivale aproximadamente a 24 litros por segundo. 

   Las medidas lineales eran el trabucco, formado por 6 pies; el pie tiene 51 centímetros y se divide en 12 onzas.

   Las superficies agrarias se medían en jornadas (muchos adoptan el término aún hoy). La jornada, igual a 3.810,39 metros cuadrados, se dividía a su vez en 100 tablas. La tabla estaba compuesta por 12 pies (cuadrados).

   La Mensuración General de 1762 arrojaba para los Bienes feudales de Virle la extensión de 744 jornadas, 95 tablas y 8 pies.

   Veamos ahora, a través de un ejemplo, cómo calculaban las superficies nuestros antepasados. Supongamos que tenemos varios campos, cuya superficie total deseamos conocer.

  1 :  45 :   3        1 jornada,   45 tablas y 3 pies
  3 :  62 :   6        6 jornadas, 62 tablas y 6 pies
  0 :  21 :   8        0 jornada,   21 tablas y 8 pies
  7 :  15 : 10       
7 jornadas, 15 tablas y 10 pies

11 : 143 : 27        el resultado de la suma será: 11 jornadas, 143 tablas y 27 pies.

Considerando el valor de las jornadas, las tablas y los pies:
27 pies = 12 + 12 + 3 = 2 tablas y 3 pies, por tanto 11 : 145 : 3;
145 tablas = 100 + 45 = 1 jornada y 45 tablas, por tanto 12 : 45 : 3; por lo que nuestra superficie será de 12 jornadas, 45 tablas y 3 pies.

   Igualmente interesante resulta calcular el precio que era preciso pagar por el uso del agua o el alquiler del molino. Il precio anual por el alquiler de este último, en el año 1500, era de 10 carradas de trigo, de 8 sacos por carro (o sea 80 sacos) y llegó a los 164 sacos en 1700. 1 saco contenía alrededor de 115 kg.

   En 1700 se usaban las liras, los sueldos y los dineros.
1 lira correspondía a 20 sueldos, y un sueldo estaba compuesto por 12 dineros.

Para el cálculo se procede como con las superficies, por ejemplo:

  86 : 18 :   4        86 liras, 18 sueldos,   4 dineros
  36 :   7 : 10       
36 liras,   7 sueldos, 10 dineros

 122 : 25 : 14      122 liras, 25 sueldos y 14 dineros

Dado que 14 dineros = 12 +2 = 1 sueldo, ello resulta 122 : 26 : 2.
Dado que 26 sueldos = 20 + 6 = 1 lira y 6 sueldos, el resultado final será: 123 : 6 : 2. 
Es decir 123 liras, 6 sueldos y 2 dineros.

   Todas las medidas adoptadas en el antiguo Piamonte, al igual que en otras provincias del reino, fueron convertidas al sistema métrico decimal en virtud del Decreto Real del 20 de mayo de 1877.  

Michelangelo Ferrero

(Extraìdo de: "Raccontando Virle ... e le sue acque", 2004)

fecha de revisión:   06/04/2005